5 claves para entender el conflicto armado entre Rusia y Ucrania

La guerra entre Rusia y Ucrania inició este jueves; sin embargo, el conflicto entre ambos países se remonta a 2013 y 2014, cuando el Kremlin se apropió de la península de Crimea

.

La madrugada de este jueves, el presidente de Rusia Vladimir Putin anunció el inicio de una “operación militar especial” en Ucrania para defender Donbass.

“He tomado la decisión de una operación militar”, declaró Putin en un inesperado mensaje por televisión durante las primeras horas del jueves 24 de febrero y prometió represalias para los que interfieran en la operación, así como pidió al ejército ucraniano deponer las armas. Sin embargo, las diferencias entre ambos países tienen más de 7 años, por ello, aquí te explicamos las clave para entender el conflicto armado

El origen de la disputa entre Rusia y Ucrania
El conflicto entre ambos países se remonta a 2013 cuando Rusia le ofreció al gobierno de Ucrania, entonces bajo el mando de Víctor Yanukóvich, una bajada en los precios del gas si el país entraba en la unión económica possoviética.

Sin embargo, el acercamiento entre Yanukóvich y Putin no fue del agrado de la población ucraniana y desencadenó una serie de protestas durante meses que terminó con la huida del presidente ucraniano mientras en la península de Crimea se enfrentaban militantes prorrusos contra partidarios de la unidad en Ucrania.

Rusia se apropia de Crimea
El 16 de marzo de 2014, Rusia realizó un referéndum con la intención de anexar Crimea a su territorio. Moscú se hizo de la zona ucraniana con el 97 por ciento de los votos y dos días después Vladimir Putin firma la incorporación de Crimea a Rusia.

Moscú es el principal valedor de los rebeldes separatistas que se hicieron hace casi ocho años con el control de gran parte de la región del Donbás. El apoyo político y armamentístico a este conflicto estuvo acompañado también en 2014 por la anexión de la península de Crimea, en un movimiento cuya legitimidad no reconoce Occidente.

Acuerdos de Minsk no pusieron fin al problema
Los Acuerdos de Minsk, suscritos en septiembre de 2014 y ampliados en febrero de 2015, pondrían fin al conflicto en el este de Ucrania, sin embargo, hasta el momento las partes firmantes se cruzan en constantes reproches sobre supuestos incumplimientos en el acuerdo.

El acuerdo se estableció para poner fin a los enfrentamientos en Donestk y Luhansk, y normalizar el estatus de las dos regiones, conocidas colectivamente como el Donbás.

Las últimas conversaciones sobre el acuerdo de Minsk fueron en 2019, mientras los combates en el este de Ucrania entre separatistas y el ejército ucraniano han dejado más de 14 mil muertes.

Sin embargo, el envío del ejército ruso a las regiones ucranianas rebeldes de Donetsk y Luhans parecen poner fin al acuerdo de Minsk, de acuerdo con la Comisión Europea.

“El reconocimiento de los dos territorios separatistas en Ucrania es una flagrante violación del derecho internacional, la integridad territorial de Ucrania y los acuerdos de Minsk”, señaló Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.

Putin considera a Ucrania parte inalienable de Rusia
Además del contexto político, también es indispensable la situación histórica de ambos países que formaron parte de la antigua URSS. Por ello, Putin considera a Ucrania parte inalienable de Rusia.

“Ucrania no es solo un país vecino (…) Es parte inalienable de nuestra propia historia, cultura y espacio espiritual. Estos son nuestros camaradas, los más queridos para nosotros, no solo colegas, amigos y personas que alguna vez sirvieron juntos, sino también parientes, personas unidas por sangre, por lazos familiares”.

Además, Vladimir Putin está seguro que la verdadera soberanía de Ucrania solo es posible en asociación con Rusia. “Nuestros lazos espirituales, humanos y de civilización fueron formados durante siglos y tienen su origen en las mismas fuentes”.

Intercambio entre Estados Unidos y Rusia sin éxito
En el último mes, Vladimir Putin mantuvo dos conversaciones telefónicas con Joe Biden para tratar de bajar la tensión en Ucrania, sin éxito.

Las conversaciones de la semana pasada entre las dos administraciones, centradas en temas de seguridad, tampoco supusieron avance alguno y todos los ojos están puestos en lo que pueda pasar este viernes, cuando Blinken y su homólogo ruso, Sergei Lavrov, se vean las caras en la ciudad suiza de Ginebra.

Además, el presidente de Ucrania Volodímir Zelenski propuso una cumbre internacional para resolver el conflicto y una reunión virtual con Biden y Putin, donde la Unión Europea sólo tendría un papel secundario.

Con información de EFE, Europa Press y Reuters

.

Visits: 238