Las plantas se están extinguiendo a un ritmo alarmante

La destrucción humana de los seres vivos está causando un número «espantoso» de extinciones de plantas, según el primer análisis global del problema que ha publicado la revista Nature Ecology.

Por primera vez, investigadores del prestigioso Real Jardín Botánico de Kew (Reino Unido) y la Universidad de Estocolmo (Suecia) han compilado un análisis global de todos los registros de extinción de plantas documentados en todo el mundo. El estudio muestra cuántas especies de plantas se han extinguido en los últimos 250 años, cuáles son y de dónde han desaparecido.

Descubrieron que casi 600 especies de plantas han desaparecido en los últimos dos siglos y medio. Esta cifra se calculó después de que uno de los autores del estudio, el científico de Kew Rafaël Govaerts, revisara todas las publicaciones sobre extinciones de plantas durante más de tres décadas y encontró que el número es cuatro veces mayor que la lista actual de plantas extintas. 

“La mayoría de las personas pueden nombrar u  mamífero o ave que se ha extinguido en los últimos siglos, pero pocas pueden nombrar una planta extinta. Con este estudio es la primera vez que tenemos una visión general de qué plantas se han extinguido, de dónde han desaparecido y cómo de rápido está sucediendo esto», explica Aelys M Humphreys, coautora del trabajo.

Al revisar estos datos, los científicos descubrieron que la extinción de las plantas ocurre mucho más rápido que las tasas de extinción «naturales» (la tasa normal de pérdida en la historia de la tierra antes de la intervención humana), hasta 500 veces más rápido. Los animales también están desapareciendo mucho más rápido que lo teorizado, al menos 1.000 veces más rápido. Los autores del estudio creen que estas cifras subestiman los niveles reales de extinción de plantas en curso.

Los científicos descubrieron que las tasas más altas de extinción de plantas se encuentran en islas, en los trópicos y en áreas con un clima mediterráneo, regiones de biodiversidad típica que albergan muchas especies únicas vulnerables a las actividades humanas. Los autores también encontraron que las especies de plantas que son leñosas (como árboles y arbustos) y con un pequeño rango geográfico (como las que se limitan a pequeñas islas) tienen más probabilidades de ser declaradas extintas. Estos resultados sugieren que el aumento en la tasa de extinción de plantas podría deberse a los mismos factores que se documentan como amenazas a muchas plantas sobrevivientes: la fragmentación y destrucción de la vegetación nativa que resulta en la reducción o pérdida del hábitat de muchas especies de rango restringido.

Plantas extintas

Las plantas perdidas incluyen el sándalo de Chile, que fue explotado para obtener aceites esenciales, o el olivo de flor rosa Santa Elena. Las mayores pérdidas se producen en islas y en los trópicos, que son el hogar de árboles de madera de gran valor y tienden a ser particularmente ricos en diversidad de plantas.

El análisis de las plantas encontró que Hawái tuvo la mayoría de las extinciones registradas (79), seguida de las provincias del Cabo de Sudáfrica (37), con Australia, Brasil, India y Madagascar también entre las principales regiones. Sin embargo, bien puede haber habido tantas extinciones en lugares que han sido menos estudiados.

Sin embargo, una conclusión positiva de este trabajo ha sido la evidencia de que algunas plantas que alguna vez se creyeron extintas se han redescubierto, como el azafrán chileno.

¿Por qué importa la extinción de las plantas?



Toda la vida en la Tierra depende de las plantas, pues proporcionan el oxígeno que respiramos y los alimentos que comemos. Las extinciones de plantas pueden conducir a una cascada completa de extinciones en otros organismos que dependen de ellas, por ejemplo, los insectos que usan las plantas como alimento y para poner sus huevos.

Rob Salguero-Gómez, miembro del Comité de la Sociedad Británica de Ecología y Profesor Asociado del Departamento de Zoología de la Universidad de Oxford que no participó en el estudio, comentó:

“Las plantas sustentan y proporcionan recursos clave para ecosistemas enteros en todo el mundo. Sin embargo, gran parte del esfuerzo por cuantificar la pérdida de diversidad de especies en todo el mundo se ha centrado en especies carismáticas, como los mamíferos y las aves. Comprender cuánto, dónde y cómo se están perdiendo las especies de plantas es de suma importancia, no solo para los ecólogos sino también para las sociedades humanas. Dependemos de las plantas directamente para los alimentos, la sombra y los materiales de construcción, e indirectamente para los «servicios del ecosistema», como la fijación de carbono, la creación de oxígeno e incluso la mejora de la salud mental humana a través de espacios verdes”.

«El estudio de Humphreys y sus colegas examina cuánta diversidad de plantas se ha perdido en los últimos siglos, haciendo uso de registros detallados que se remontan a los tiempos de Carlos Linneo. Los autores hallaron que las tasas de extinción reportadas previamente para las plantas están muy subestimadas, ya que en los últimos siglos se encontró una cuantificación de la extinción que se multiplicó por cuatro en comparación con las presentes en la Lista Roja de especies de la UICN. Los investigadores de este examen en el reino vegetal encontraron que aproximadamente 2,3 especies de plantas formadoras de semillas se han extinguido por año en los últimos 250 años, una tasa aún más alarmante si se considera que la tasa general de extinción se ha más que duplicado en los últimos cien años», aclara el experto.

Referencia: Global dataset shows geography and life form predict modern plant extinction and rediscovery. Aelys M. Humphreys, Rafaël Govaerts, Sarah Z. Ficinski, Eimear Nic Lughadha & Maria S. Vorontsova. Nature Ecology & Evolution (2019) DOI: https://doi.org/10.1038/s41559-019-0906-2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Facebook
YouTube
Instagram